📩  fimovagandia@gmail.com      📞 676158925

VIDA DIARIA

A quién va dirigido

Personas con problemas de salud corporal que son resultado de las actividades domésticas, laborales o de ocio:

  • Lesiones: Se trata de traumatismos de mayor o menor gravedad que requieren de la ayuda de la fisioterapia para su correcta curación. Suele tratarse de fracturas óseas, luxaciones, esguinces, roturas de nervios o denervaciones, cirugías, amputaciones, etc.
  • Dolores y otros síntomas progresivos: Se trata normalmente de dolores o disfunciones que aparecen en determinadas zonas corporales (cabeza, columna, mandíbula y cualquier articulación):

 

  • Sin motivo alguno aparente.
  • Por sobrecargas ante posturas prolongadas (propio de músicos u oficinistas).
  • Por gestos de repetición (profesionales en tareas de cadena de producción).
  • Estados emocionales tensionales (estrés, ansiedad, depresiones).
  • Hábitos nutricionales alterados.
  • Problemas de alineación del esqueleto: Propias de la columna, brazos y las piernas, bien por causa desconocida durante el crecimiento del niño o adquiridas a lo largo de los años. Son las escoliosis, hipercifosis e hiperlordosis, las rodillas o los pies en valgo. A largo plazo predisponen a sufrir otras patologías: procesos de degeneración articular (artrosis), atrapamientos nerviosos, contracturas musculares, tendinopatías.
  • Problemas orgánicos y metabólicos: Se trata de alteraciones del funcionamiento interno de determinados sistemas del organismo en las que la fisioterapia se puede utilizar como herramienta complementaria al tratamiento médico. Es el caso de la osteoporosis, artritis, los problemas circulatorios como edemas, la hiperhidrosis de manos o pies, las incontinencias y los problemas digestivos o renales por poner algunos ejemplos.  
  • Síndromes mixtos: Se trata de problemas con sintomatologías relacionadas con la alteración de diversos sistemas: reumatismos musculares y articulares crónicos, problemas emocionales y conductuales, fatiga, problemas digestivos, intoxicaciones por el ambiente laboral, etc. Como ejemplo citar la fibromialgia y la fatiga crónica.

Objetivos

Un programa terapéutico adaptado a cada individuo permitirá:

 

  • Recuperar el máximo función motora.
  • Mitigar el dolor.
  • Mejorar la alineación de los segmentos corporales y la postura.
  • Y aprender a:
  • Comprender el origen del problema, analizar sus posibles causas y tomar un control activo sobre el mismo.
     Utilizar estrategias de movimiento más eficientes
  • Corregir los malos hábitos,  posturales, nutricionales, conductuales y emocionales.
  • Utilizar correctamente las herramientas terapéuticas aprendidas.
  • A controlar las recaídas si las hubiera, minimizando los síntomas.
  • En definitiva, a mejorar la calidad de vida.


 

 


Los objetivos específicos del tratamiento son consensuados a partir de los intereses y expectativas del paciente y de las necesidades extraídas de la valoración funcional realizada por el fisioterapeuta.

Metodología de trabajo

Es importante hacerte partícipe de tu terapia mientras  nosotros te guiamos en el camino. Para ello utilizamos diferentes herramientas terapéuticas:

 

  • Terapias manuales: articulares, musculares, circulatorias y movilización nerviosa.
  • Agentes físicos: electroterapia, calor, frío y ultrasonidos.
  • Movimiento terapéutico: control motor, cognitivo, estiramientos, cardiovascular, activación muscular
  • Vendajes: correctivos, funcionales, neurotape.
  • Consejo: en hábitos y conductas relacionadas con la vida diaria, comunicación y motivación.